1/13/2021

Cadena Perpetua.



El castigo, cargamos con el castigo, pareciera que ya se ha recomendado no castigar, pero va mucho más allá, es entender de dónde venimos, es una idiosincrasia del castigo, una moneda de cambio relacional, de niños recibimos diferentes castigos, "hay que enseñarle a los niños que las acciones tienen consecuencias"- resuena ya casi como un eco solemne por doquier, amparadas en tan sabias palabras han co-habitados, una larga lista de apremios, torturas y humillaciones, mientras más antiguas más salvajes, además de algún caso que sale a la luz en juicio siendo contemporáneo pero revistiendo tintes de edad media. El castigo le da a quién castiga, el presuntuoso lugar dónde todos los poderes, el legislativo, ejecutivo y judicial, se concentran, y sabemos que nada bueno nunca ha salido de esa mezcla. La violencia nos tiene tan infestados como especie, que ya no vemos lo absurdo de mediatizar nuestras relaciones íntimas por medio del amedrentamiento sometimiento, el doblegamiento, el castigo y sus diferentes canales y códigos. 

Te castigo haciéndote doler, te castigo quitándote algo que te gusta, te castigo sin poder salir, te castigo, en la pieza, en la escalera, en la silla, te castigo sin comida, te castigo sin postre, sin plaza, sin juegos salida, sin ida al cumpleaños, sin ir donde los primos, los abuelos o los amigos, y acá viene lo peor, te castigo sin mi mirada, te castigo sin mi palabra, te castigo con mi indiferencia, finalmente te castigo para que te sientas mal y así sintiéndote mal y enojado/a espero que aprendas a no repetir tu error o la transgresión, porque si te vuelves a equivocar te voy a hacer lo mismo y más fuerte. 

Los castigos tienen consecuencias pero los castigos no son consecuencias. Hoy después que ha corrido tanta agua bajo el puente, la invitación es a la conexión, llegamos al mundo y necesitamos conexión para crecer no castigos, conexión, conversación, empatía, compasión. ¿Pero si un niño hace algo malo tiene que haber una consecuencias o no? Si un niño hace algo malo primero tenemos que entender el contexto y la secuencia de hechos, usar el principio de generosidad y siempre permitirles que nos expliquen, cuando los adultos no le han enseñado a los niños cómo expresar y comunicar su frustración y rabia, puede que hagan cosas que desde afuera y con poca comprensión de la complejidad humana, alguien pueda etiquetarla como "cosas malas que hacen los niños" . ¿O sea nunca hay que castigar y los niños se llevan "la brea pelá”? 

Es que ese es el problema, a eso me refiero con la idiosincrasia de castigo como único camino de redención. Para un niño nunca es gratis, si se mete en problema, seguro ya había un problema que el sistema adulto no estaba atendiendo Hipótesis benevolente, compasión, empatía, conexión, diálogo, escucha y reparación. Estas son las palabras claves de la educación, la palabras castigo, la vamos a dejar mirando la pared esta vez. 

@pallamares

1/06/2021

Todos necesitamos rueditas.



La historia está llena de virtuosos desconocidos y desconocidas que nos hicieron la vida más fácil, todos los artículos que usamos a diario alguien en algún momento los inventó (papel higiénico, el lápiz, la tapadura, el matamoscas, los lentes, el pañal, etc.), unos poco reciben reconocimiento, otros liberan reales mitos urbanos que llegan a leyendas (el que le puso gas a la cerveza, el que inventó el domingo, el que ordeño la primera vaca, quién inventó la empanada o la arepa. etc.) Y así la historia está llena de anécdotas desde el Eureka de Arquímedes al origen de Kangurú,  o el del viagra) 

Hoy le doy un reconocimiento al héroe anónimo o anónima que le puso rueditas a las bicicletas, ¡pero qué visionario! Fue un real descendiente de Vygotsky,  En el plan e implementación de las rueditas en la primera bicicleta, se condensa lo mejor de la psicología infantil, una síntesis de las zonas de desarrollo de Lev. La vida viene con caídas, es una verdad ineludible, sin embargo nadie dijo que había que pasar cayéndose. En el desarrollo de nuestros hijos e hijas vemos cómo van dando saltos evolutivos y lo que no pudieron el jueves el sábado ya lo logran, y lo que no podían a las 13:00 a las 17:00 ya lo logran, algunos son rápidos, otros paulatinos, otros más escalonados y en otros hay que dar un gran salto de una etapa a la siguiente, y nos siempre es libre de dolor, la bicicleta es una de ellas. 

Antes de las rueditas fueron miles los padres y madres, quienes vieron caer a sus hijos una y otra vez, sospecho que entre estos hombres y mujeres que veían caer a su hijos surgió esa mente sensible que permitió una práctica a menor riesgo, sin disminuir la cualidad de la meta deseada. Tanto con o sin rueditas los niños terminan aprendiendo a andar en bicicleta, lo que varía es el dolor que conlleva la adquisición de la habilidad. Ser un base segura es también ofrecerle a tus hijos una experiencia de exploración y aprendizaje acorde a su nivel de desarrollo, ni muy simple que se aburra ni muy difícil que no pueda y solo se frustre. 

La parentalidad segura suele estar buscando el nivel adecuado de dificultad en cada tarea y cuando el escalón es muy amplio, una meta de la parentalidad sensible será crear las“rueditas”que le permitan al niño a niña poder practicar de manera segura hasta alcanzar la habilidad o destreza. La vida de la crianza está llena de ejemplos, las alitas que usan como flotadores niños y niñas en las piscinas, versus el adulto que lanza a su hijo o hija al agua para que aprenda y termina la situación en caos y pánico (The Glass Castle) Cada situación, cada nuevo desafío puede adaptarse a la metáfora. En padres sensible, encontrar la rueditas puede transformarse en una llave maestra de acompañamientos seguro. 

Pero la metáfora es generosa y nos regala más vetas, hay un momento en que todo niño o niña se siente preparada para sacarle las rueditas a su bicicleta y alzar el vuelo con alas propias, y se encuentra con su genuina experiencia inmediata de satisfacción y orgullo. Son esas pequeñas graduaciones pragmáticas de la vida cotidiana que alimentan el alma y la autoestima, y ya no necesitamos premios, felicitaciones, ni significación externa de logros personales, aprendemos a sacar nuestras rueditas por y para nosotros mismos.  Todos necesitamos rueditas, todos necesitamos una base segura. y todos necesitamos explorar para encontrar nuestro lugar en el mundo. 

@pallamares

7/28/2020

Que difícil es la Crianza.


Qué difícil es la crianza, hoy hay tanta información que al final del día no sabemos si es bueno o es malo lo que hacemos. También hay muchas imágenes, memes y post, creados con las mejores intenciones pero no siempre alineados con la investigación científica y la salud mental.
Primero entender que en crianza los polos suelen ser peligrosos, y otras necesarios, y que los puntos medios son difíciles de definir. En esta imagen se podrían mezclar muchas cosas y voy a intentar integrar más de 20 años de estudios en psicología infantil.

¿Se le tiene que obligar a un niño a comer? Nunca.
¿Se le tienen que forzar la comida? Nunca
¿Se le tiene que castigar por no comer? Nunca
¿La comida o parte de ella puede ser un castigo o un premio? Nunca.

Ahí ya avanzamos bastante, vamos con los matices:
¿Se le pueden permitir que coman lo que quieran o que no coman? Esa pregunta siempre le falta contexto, claro que un niño puede no comer, pero deberemos entender por qué. ¿Un niño puede comer lo que quiera? Si es sano y balanceado, sí. Excluyamos por favor la comida chatarra y la sobre exposición al azúcar.
Vamos a lo denso, lo difícil, de lo que no se habla: la falta de apetito o la voracidad son también síntomas que pueden estar advirtiendo que algo está pasando, algo grave o algo muy grave incluso. Los cambios de hábitos de los niños suelen ser correlativos a experiencias que podrían llegar a calificar como traumáticas. Obligar a un ser humano a hacer algo que no quiere no podría ser nunca la primera recomendación y solo cabría en casos muy excepcionales que estuvieran protegiéndolo de una amenaza real como obligarlos a usar cinturón de seguridad cuando vamos en auto.
Sigamos en los grises y matices: también es ciertos que hay estilos de crianza que propician la patología y no solo los autoritarios que fuerzan a un niño a comer, también la permisividad y la sobreprotección son tipos de maltrato y hacen mucho daño. Padres y madres que compran comida que hace daño en los supermercados y la dejan a disposición, padres y madres que para evitar el llanto, en vez de regularlos y educarlos, los llenan de azúcar, hacen daño. Padres y madres que no modelan hábitos saludables con la comida y la actividad física, también propician el surgimiento de trastornos.
Al final de día, la crianza es un tema muy complejo y muchas veces los padres y madres se sienten muy atacados con tanta información, pero sin ella, van a sentir culpa el día de mañana por los efectos en la salud mental de sus hijos por pequeñas desviaciones del óptimo en lo que a prácticas de crianza refiere.

Algunos leyendo post andan bien, otros necesitan comprar el libro, otros alguna asesoría presencial y otros necesitan necesariamente procesos psicoterapéuticos profundos. ¿Y quién sabe es? Solo ustedes mismos.

Álvaro Pallamares
Psicólogo Clínico Infantil

5/04/2019

Transmisión Evolutiva.

  La subestrategia de apego que en la adultez se utiliza para la autoregulación, está relacionada a la magnitud de concentración de cortisol que la experiencia actual le puede generar al adulto, esta magnitud es como una llave que puede activar recuerdos y disposiciones a la acción, activando áreas cerebrales y también de todo el cuerpo, activación que pueden haber quedado cristaliza de experiencias anteriores de iguales magnitudes de concentración de cortisol en la sangre, a mayor intensidad de las emociones asociadas al estrés, esta memoria procedural automática toma mayor protagonismo y dirige la respuesta.
El orden es el siguiente: Experiencia estresante, activación de estrategia específica, según magnitud de concentración.Diferentes intensidades de estrés se evidencian en la magnitud de la concentración de cortisol en la sangre y su duración. Diferentes magnitudes, diferentes llaves.
La respuesta que dé el adulto al niño en situaciones de estrés, modela el cerebro del niño y lo predispone a respuestas homologas frente al estrés futuro.
El apego es un sistema de transmisión evolutiva de dimensiones que son muy complejas y que no solemos llevar al lenguaje que ocurren en la vida real, en las relaciones de apego, y luego en las relaciones humanas, es el nódulo íntimo de lo netamente humano. La mirada y la no mirada, la caricia y la no caricia, las respiración el ritmo, el lenguaje pero no tanto en sus contenidos, sino más bien en su melodía, en su ritmo en su ser acción en un espacio y tiempo único e irrepetible. En el trato de lo cotidiano, en el ser con un otro.

Mis experiencias de apego, permiten que se establezcan enlaces neuronales que luego puedo usar en mi propia regulación emocional en otros contextos, nuestras experiencias de infancia muchas veces nos ofrecen un abanico de recursos para lidiar con la frustración, con la tristeza, para compartir intimidad y lograr trabajar en equipo, muchas veces dentro de ese abanico también hay estrategias de mala calidad, menos maduras, más agresivas. El estrés y el cortisol nos dan una clave. Tenemos que trabajar en disminuirlo, cuando aumenta el estrés disminuye la calidad de respuesta del adulto, si educamos nuestro organismo a estar más atento al estrés y hacer cosas reales para disminuirlo, nuestra calidad de respuesta aumenta y mejoran nuestras relaciones íntimas con nuestros seres amados.
Come sano, toma agua, haz deporte, sube el cerro, pasa tantas horas como puedas en la naturaleza, trátate bien, regalonéate, cuando te hables en silencio hazlo con cariño, cuando te equivoques se amable contigo, trata bien a los demás y regálale a tus hijos la esperanza de los buenos tratos conscientes, como vehículo del cambio social, tan necesario y esperado.
Álvaro Pallamares

2/05/2018

7/17/2017

¿Cómo es eso del "time in"?




Aprender a reconocer, nominar, influir, gestionar y canalizar las emociones es una tarea de toda la vida, pero una tarea que parte en la infancia. El enojo, la frustración, la tristeza y el miedo, suelen ser emociones difíciles de manejar para los niños y seamos realistas, para los adultos también, ¿Por qué para algunos adultos son tan difíciles algunas emociones y para otros no tanto? Parece que es en la infancia donde los caminos se separan.

A nuestros padres nadie les enseño a regular emociones, con suerte alguno tuvo alguien que hizo bien el trabajo, pero las malas prácticas, y el abandono fueron mayoría por muchas generaciones.

Los niños necesitan acompañamiento y en los momentos más difíciles es cuando más lo necesitan. Pero los niños no necesitan alguien que los trate mal en los momentos más difíciles, que les diga que son tontos, que los descalifiquen, que les griten y los amenacen, eso no regula, eso no educa. El "time in" es ofrecerle al niño nuestra calma, nuestra respiración, nuestras palabras de consuelo, es ocupar muy bien el lugar del adulto y pensar: ¿Qué necesita mi hijo?¿Cómo se siente?¿Cómo puedo ayudarlo? Ese es el lugar del adulto, entonces todo se hace más fácil y educar es el resultado de una forma de pensar, es ayudar- acompañar respetuosamente el proceso de descubrimiento de sus emociones y ¿cómo hago esto? Primero mirar buscando qué emociones están sintiendo, podemos ayudarles a ponerle palabras a sus emociones, también me he referido a buscar la cercanía que calme, esto es el time in, busca conexión no aislamiento, me quedo con mi hijo en el momento difícil, no lo dejo solo, y buscar la cercanía que calme, porque no todo los niños están cómodos en brazos o muy cerca, dependerá de muchos factores, la idea es quedarnos con ellos, tan cerca como sea útil, pero si nos dicen que nos vayamos con ira, demos un paso atrás y sigamos ofreciendo nuestra calma, (siempre pensando esto en preeescolares). Les podemos ofrecer palabras empáticas en relación a la situación cómo: "si a mi me hubieran quitado algo que quiero mucho, estaría muy enojado" o "cuando no puedo hacer lo que quiero todavía siento frustración" o también podemos doblar la empatía, contándoles sobre nuestra propia infancia, donde el tata, ocupa mi lugar y quien estaba muy molesto era yo mismo que ocuparía su lugar, y también es sano pararnos desde una posición humilde donde no voy a poder calmar ni regularlo todo, muchas veces es también solo acompañar su dolor.

Álvaro Pallamares
Psicólogo Clínico Infantil

7/11/2016

Punto Seguido.

Paciencia 
Paciencia madres, paciencia padres, paciencia maestros, paciencia hijos, todos necesitamos más paciencia, la vida no es fácil, pero se puede tratar todas las veces que sean necesarias. Paciencia para educar, paciencia para ser educado, los vínculos siempre son de ida y vuelta. Pero el apego es del niño hacia sus cuidadores, no al revés, la crianza requiere un nivel de postergación de las necesidades del adulto, es durante unos años intensamente, en beneficio de sus hijos, y luego esa demanda paulatinamente diminuye. Acelerar la autonomía nunca resulta sin daños colaterales. Aprovechen la pre-escolaridad de sus hijos, empápense de ella, apréndansela, porque nunca un ser humano los va necesitar tanto.



Oportunidades 
En la crianza las oportunidades son innumerables y ocurren a diario en lo cotidiano. Oportunidades para educar con amor, oportunidades para formar su cerebro. Oportunidades para reparar nuestras faltas. Oportunidades para conocer a nuestros hijos. Oportunidades para regular el estrés. Oportunidades para desafiar nuestra creatividad.
Oportunidad para siendo padres alcancemos a ser mejores seres humanos.

Diferencias. 
Una crianza Respetuosa no doblega a los niños, no se impone impunemente, ni vive constantes batallas; una crianza respetuosa escucha razones, interpreta señales, ayuda a verbalizar emociones, negocia y aveces cede. La crianza está llena de valores y enseñanzas. Una crianza respetuosa es todo lo que un infante necesita.

Autoestima. 
La autoestima tiene muchas fuentes, sin embargo la más importante, suele ser el propio reflejo, que ven los niños en sus cuidadores. Es confianza básica que tienen algunos y que trae tantos beneficios a lo largo de la vida, suele ser un regalo de sus padres, que se transmite en miradas, tonos de voz y por una secreta convicción, una confianza de que sus hijos serán capaces.

Búsqueda. 
Al lograr obediencia a base de miedo, lo más seguro que el apego sea inseguro. Mejor en vez de buscar obediencia, busquemos empatía, busquemos el dialogo, busquemos las palabras.

Ensayo y Aprendo. 
El error es amigo del aprendizaje, la severidad inhibidor del desarrollo, la rigidez es un síntoma, la flexibilidad un don. En la crianza el tiempo compartido en interacción es el escenario principal del desarrollo afectivo emocional. La inteligencia emocional se adquiere en interacción, no mirando pantallas.

Ambivalencia. 
Engañar a la los niños produce desconfianza, impacta en la calidad del vínculo. Mejor un niño llorando porque te vas que uno llorando porque no te encuentra.

Cambiando el mundo. 
Solo cambiando la forma de criar, podremos cambiar el mundo. Criar para la paz, criar para el diálogo, criar en las emociones, criar en el respeto. Criar en salud mental.