7/16/2015

Regulación de la Frustración

La regulación de la frustración de nuestros hijos en su primera infancia es una de las grandes tareas olvidadas, por padres, madres, e instituciones. Las áreas cerebrales asociadas a la regulación de emociones se encuentran en pañales al igual que los niños pequeños.
Una estimulación adecuada incluye necesariamente acompañamiento de los momentos de frustración. La frustración es una emoción esperada que cada ser humano tendrá que aprender a conocer durante su vida.

¿Por qué entonces hay personas que logran lidiar con la frustración de forma madura, evitando que interfiera en sus objetivos de vida y a otras personas la frustración las embarga, las desborda y les impide vivir su vida a gusto?

Son muchas las variables sin embargo las más significativas son relativa a la relación con los padres. Nuestros cerebros por su estructura y funcionalidad nos permite adquirir inteligencia emocional, pero no lo asegura. La adquisición de la inteligencia emocional dependerá de la experiencia, de la experiencia emocional, de la experiencia emocional con nuestros cuidadores, principalmente en la primera infancia.

 Regular no es simple, es de hecho una tarea compleja, que requiere de observación, respeto, ritmo y mucha paciencia. La vida viene con dosis de frustración, no se puede tener todo lo que se quiere, no inmediatamente por lo menos. Sabemos que debemos intentar consolar el llanto de un bebé, pero, en la medida que van creciendo, ¿debemos calmar todo sus llantos? Al parecer hay ámbitos donde podemos calmar, en otros consolar y en otros acompañar y empatizar pero no lograremos(ni siquiera lo intentaremos) satisfacer lo que nos piden (~quiero manejar el avión [boing 798]~; quiero que devuelvan a mi hermana~no quiero usar ropa~quiero que haya sol~etc). Aquí es donde los padres y madres se pierden, parece que las instrucciones viene claras hasta donde dicen que hay que girar a la izquierda y subir por la pendiente.

La naturaleza de la tarea de la crianza es sintonizar con sus emociones (propias y de su hijo/a) para lograr mejor comunicación y así mantener un equilibrio biológico. No es el objetivo que el niño deje de llorar a toda costa, no es el objetivo que se calle o que se quede quieto. Algunos se esmeran en satisfacer caprichos y otros prohiben la frustración con penas del infierno. La frustración es natural y deben acompañarla,

¿el niño tiene derecho a llorar porque está frustrado?

Por supuesto. Se le acompaña, y se le explica que eso que siente se llama frustración que que nosotros los adultos también la sentimos, y que cuando fuimos niños eran sensaciones muy intensas, la idea es hacer sentir al niño normal, que no es algo malo lo que le pasa, que es parte de la vida y con el tiempo va ir aprendiendo a regularla, como aprendimos a hablar o andar en bicicleta, ¿y cómo es eso? Practicando con acompañamiento.

Álvaro Pallamares
Psicólogo Clínico Infantil
Director del Centro de Intervención Temprana Internacional.

11 Comments:

Blogger E-Portafolio Laura Gómez said...

Que información tan interesante y útil tanto para los padres de familia como para uno como educadora, es muy bueno saber cómo apoyar a los pequeños cuando experimentan la frustración.

lunes, julio 27, 2015 1:37:00 p.m.  
Blogger Fernanda said...

¿Y como debe ser ese acompañamiento además de explicarle tal emoción?

miércoles, julio 29, 2015 4:29:00 p.m.  
Blogger katherina said...

Mi hijo tiene un año y medio, y me preocupa ya que desde hace un tiempo cuando algo no le funciona o le quitamos algo peligroso se pega cabezazos contra el suelo o con sus propias manos o muerde al que tiene cerca, el es muy tranquilo nunca había experimentado estas actuaciones,y ahora viene su hermanito en camino, no se que hacer, me ayudan???

martes, agosto 18, 2015 9:15:00 p.m.  
Blogger Carolina Vasquez said...

Muchas gracias, me interesa este tema. tengo dos hijos el primero no hizo mas que un berrinche en su primera infancia,con mi segunda bebe los vivimos todos los días y quiero apoyarla y poder actuar de la mejor manera

viernes, septiembre 18, 2015 5:07:00 p.m.  
Blogger Paula said...

Hola Álvaro, mi hijo tiene 5 años y se nos está haciendo muy complejo lidiar cuando se frustra, además se pone muy agresivo. Será necesario comenzar alguna terapia?

domingo, octubre 11, 2015 8:57:00 a.m.  
Blogger Unknown said...

Mi hija se porta muy bien es una niña muy sociable pero llega el momento de comer o tomar leche y empezamos con los berrinches, gritos y llantos!!! necesito ayuda

lunes, octubre 12, 2015 8:45:00 a.m.  
Blogger Carola Morales said...

katherina Said ami me pasa lo mismo ya nos e que hacer el mio tiene 2 años y medio y la próxima semana lo llevo al neurolo ...tu has tenido alguna ayuda al respecto?

lunes, octubre 19, 2015 4:03:00 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encantó el artículo, mi hijo desde los 2 años a manifestado muchísimas situaciones donde expresa frustración y yo como madre realmente nunca había sabido a ciencia cierta como actuar en estos episodios. Sabía q caprichos no eran, pero a vece se portaba tan mal que terminaba retándolo.
Este artículo me da una pauta de como debo proceder de ahora en más!

domingo, diciembre 13, 2015 11:15:00 a.m.  
Anonymous Mariana said...

Es un excelente articulo, realmente creo que es un punto importante que hoy día se esta saliendo de control entre los padres de familia y los hijos, el sabio manejo de emociones, siempre como psicóloga trato de reforzar mucho esas técnicas con los padres de los niños y concientizarlos al menos por mi fan page.

lunes, mayo 02, 2016 8:22:00 p.m.  
Blogger Anerys Samira Molina Bolaños said...

katherina y Caro: a mi hijo le pasaba igual, al principio ( esa edad que manifiesta Kathe, lo veíamos como berrinche, luego pasados los dos años, ente consultas y controles nos dijeron que tenia algunos rasgos del espectro autista, la ventaja es que a esa edad en la que estaba, la solución era terapias para así no darle un diagnostico como tal si no que se podía corregir y dar solución a su comportamiento por medio de terapias, el Neurólogo o Neuropediatra le envió tratamiento integral de solo terapias y ha mejorado muchísimo.

domingo, julio 17, 2016 4:36:00 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy buena info. Como estudiante de psicopedagogia me encantan este tipo de articulos...Las primeras frustraciones las van regulando los padres, x ejemplo para tomar la mamadera hay q esperar cierto tiempo.. Al principio el bebé llora sin parar pero en pocos meses va adecuendose a la rutina y forma habitos. Solo pensemos el enorme aprendizaje que eso. Venimos desprovistos de tantas cosas que aprendemos mucho. Saludos!!

lunes, julio 18, 2016 11:59:00 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home